Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Acerca de
  3. La lectura, hoy

Volver

La lectura, hoy

Ilustración Elena Odriozola

¿Cuál es la realidad de la lectura en España?

Sin una respuesta a esta pregunta difícilmente puede llevarse a cabo una estrategia de fomento de la lectura a escala nacional. Las encuestas constituyen la principal herramienta que permite una aproximación a esta realidad y, de todas, merece la pena destacar la Encuesta sobre Hábitos y Prácticas Culturales en España, de periodicidad cuatrienal y elaborada por el MECD, que permite seguir la evolución del hábito de lectura en los últimos diez años. La última encuesta publicada, en septiembre de 2015, corresponde al período 2014-2015 y fue realizada a partir de una muestra de 16.000 personas mayores de 15 años.

¿Cuántas personas leen libros en España?

Un 62,2% de las personas entrevistadas afirman haber leído al menos un libro en el último año, según la encuesta 2014-2015, lo que supone un incremento de 3,5 puntos con respecto al dato de la encuesta anterior (un 58,7% en la encuesta 2010-2011). Los resultados de 2014-2015 señalan asimismo que el 52,9% de los encuestados leyó libros en un trimestre.

Merece la pena subrayar que la encuesta 2014-2015 muestra cómo la lectura, con el citado 62,2%, es una de las actividades que realizan con más frecuencia los españoles, solo superada por la actividad de escuchar música (87,2% de los entrevistados). La tercera actividad más frecuentada, asistir al cine, con un 54%, se sitúa a distancia de la lectura.

¿Quiénes leen?

La lectura es una actividad más frecuente en mujeres que en hombres, disminuye con la edad y aumenta según el nivel de estudios. La tasa de lectura anual en mujeres alcanza el 66,5%, mientras en hombres se sitúa en un 57,6%. Es decir, que entre ambos sexos se constata una diferencia cercana a los 9 puntos.

Por su parte, las personas menores de 55 años muestran porcentajes de lectura superiores a la media, alcanzando su cota máxima entre los 15 y los 19 años, donde se alcanza el 90,1%. Hay que matizar, no obstante, que a esa edad la lectura relacionada con los estudios supera holgadamente a la de otros textos.

El nivel de estudios es determinante en el hábito de lectura. Las personas con formación universitaria muestran una tasa de lectura muy superior a la media, concretamente 29,5 puntos por encima de ella —91,7% frente al 62,2% de media. Asimismo, la situación familiar influye en este hábito cultural: los solteros no emancipados y las parejas con hijos menores leen más, un 77,8% y un 67,9%, respectivamente.

¿Por qué se lee?

La lectura es también una actividad que se realiza en mayor medida —y cada vez más— por placer, según muestra la encuesta 2014-2015: mientras el 29% leyó en el período de referencia algún libro relacionado con la profesión o los estudios, la lectura de libros vinculada al ocio alcanzó al 56% de la población, casi 4 puntos más que en la encuesta de 2010-2011 (52,3%). La valoración media del grado de interés hacia la lectura es de 6,3 puntos sobre 10.

¿Cómo se lee?

Al hablar de lectura es forzoso hacer referencia al soporte utilizado por los lectores: digital o libro impreso. La lectura en soporte digital muestra en los últimos cuatro años un importante incremento. De hecho, en la última Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales (2014-2015), el 17,7% de los consultados afirmó utilizar con frecuencia este formato para leer, porcentaje que en la encuesta precedente, de 2010-2011, fue del 6,5%. Es decir, que la lectura digital prácticamente se ha triplicado en este periodo, aumentando más de 11 puntos porcentuales respecto a la encuesta anterior. El incremento en lectura digital se registra en todos los grupos de edad y particularmente en los jóvenes de 15 a 24 años. Por su parte, la lectura en formato impreso también crece y alcanza en el último estudio el 59,0%, y continúa siendo por lo tanto el formato más utilizado por los lectores.

¿Qué leen los españoles?

Si se analizan las respuestas de aquellos que afirman leer al menos un libro al trimestre, la inmensa mayoría de los españoles se decanta por obras de creación literaria: un 92,5% de los encuestados lectores leyó libros de este tipo mientras que un 57,3% había leído obras de divulgación y no profesionales. Destaca entre los primeros el peso de la novela contemporánea (75,3%), la novela clásica (24,7%) y de biografías o libros de memorias (8,8%). Entre aquellos que han leído obras de divulgación, los mayores porcentajes por temática se observan en historia, filosofía o psicología, y ciencias sociales o humanidades.

¿Y los que no leen?

Aun reconociendo que estas encuestas muestran una evolución positiva el en el último decenio, no debe olvidarse que un 37,8% de los encuestados no ha leído un libro en el último año, según la encuesta 2014-2015. Salto de línea Las Encuestas de Hábitos y Prácticas Culturales no preguntan los motivos por los que no se lee. Otra encuesta, de menor representatividad por la amplitud de la muestra y por incluir solo a mayores de 18 años, puede ofrecer algunas pistas al respecto. Se trata del Barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), que en algunas ocasiones incluye preguntas sobre lectura. El Barómetro del CIS de septiembre de 2016, donde un 36,1% de los encuestados declara que no lee libros nunca o casi nunca, recoge principalmente dos motivos: por falta de tiempo (22,3%) o, más sencillamente, porque no le gusta o no tienen interés (42,3%).

Subir