Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Acerca de
  3. Principios rectores

Volver

Principios rectores

Ilustración Alfonso Ruano

El Plan de Fomento de la Lectura se inspira en los siguientes principios:

La lectura como ejercicio activo

En ocasiones, la lectura se ha concebido de una manera restrictiva, retratándola como una actividad de carácter pasivo, reducida a la mera recepción de información, sin otra finalidad que colmar nuestro tiempo de ocio. El presente Plan, por el contrario, parte de la convicción de que el placer de la lectura no está reñido con el potencial de transformación que esconden los libros. Dicho con otras palabras, pretende subrayar la naturaleza activa de la lectura a la hora de transformar la información en conocimiento.

Desarrollo de las competencias lectoras

Está claro que uno de los objetivos fundamentales de cualquier política de fomento de la lectura es aumentar la base lectora de la sociedad. Sin embargo, en la llamada sociedad de la información, tan importante como el aspecto cuantitativo es el cualitativo, es decir, mejorar nuestra capacidad de comprender, analizar y utilizar un texto. Por esta razón, el segundo propósito que persigue el presente plan consiste en desarrollar las llamadas habilidades lectoras.

Una tarea pública y privada

Aunque impulsado por la Secretaría de Estado de Cultura, el presente Plan pretende implicar al máximo número de agentes del sector privado como públicos. Además de su colaboración en el diseño del presente documento, a través del Observatorio de la Lectura y del Libro, se buscará su compromiso en el desarrollo de medidas de fomento de la lectura como ya se hizo en anteriores planes.

Transparencia

Desde el mismo momento de su presentación, el Plan se pondrá a disposición de ciudadanos, instituciones y prensa en la página web, donde se irá informando de las acciones llevadas a cabo. Por otro lado, se realizará periódicamente una evaluación de los resultados que permita valorar los rendimientos obtenidos y corregir posibles desviaciones.

Una estructura dinámica

El documento que ahora se presenta tiene carácter abierto. No se ha querido aprobar un plan cerrado, que contengan una lista definitiva de actividades a realizar en los próximos años sino otro de carácter orgánico, en movimiento, que periódicamente se alimente de sus principios, objetivos y resultados. Así, por ejemplo, el estudio de experiencias piloto puede posteriormente derivar en la extensión de estos programas a nivel nacional.

Subir